Renovables: crónica de una muerte anunciada

El Gobierno de España ya había anunciado su fabuloso plan para dar carpetazo a un sector que tanto dinero del erario público demandaba como el de las energías renovables; a pesar de que lo venden como algo que “tendrá que esperar”, la triste realidad es que el fin de las primas y de las subvenciones para los proyectos que no sean rentables por sí mismos pone contra las cuerdas a medio sector de las energías limpias español, que tendrá que echar el cierre y asumir que es el fin de una era.

Y es que con el apoyo del Congreso, parece que ya no hay mucho más que hacer, a pesar de que algunas asociaciones de empresarios hayan anunciado que van a emprender medidas legales, al entender que la decisión se ha tomado de forma unilateral y, por lo tanto, injusta. No parece que ello vaya a tener grandes efectos teniendo en cuenta cómo están las cosas con la justicia en este país, pero lo que está claro es que por lo de pronto las renovables cumplen su destino, y desaparecen en lo que era ya la crónica de una muerte anunciada, como se suele decir.

Lamentable pero cierto, después de todos los esfuerzos que se le han pedido a los españoles en los últimos años, es ridículo que ahora que estamos en la recta final nos retiremos; con eso lo que se consigue es tirar definitivamente por la borda todo el trabajo, ya que es evidente que, con este Gobierno, es poco probable que las subvenciones que se han ido vayan a volver.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO