Renovables: quien quiere, puede

A menudo se dice que, al ritmo que va la destrucción de empleo en nuestro país, va a ser prácticamente imposible conseguir remontar en los próximos tiempos. Sin embargo, me parece que merece la pena mostrarse moderadamente optimistas, sobre todo atendiendo a los datos que se hacían hoy públicos por vía de un estudio realizado por APREAN y la Consejería de Empleo de la Junta de Andalucía. 

Así, según dichas fuentes confirmaban, sólo en Andalucía hay un total de 810 empresas dedicadas a las energías limpias, que generan 9792 puestos de trabajo de forma directa, demostrando la gran pujanza que las renovables mantienen pese a la crisis. ¿Es esto casualidad? ¿Tal vez fruto de una gestión política responsable, que apostó por mantener las subvenciones? Ni lo uno ni lo otro, como se suele decir. La cruda realidad es que la mayor parte de esas empresas, si se han mantenido, ha sido aguzando mucho el ingenio y apretándose mucho el cinturón, con inversiones muy limitadas y, sobre todo, muy cautas, que les han permitido ir “capeando” el temporal, pero que en la mayor parte de los casos les sigue dejando cerca de una situación límite a nivel económico. Entonces, ¿qué podemos esperar del futuro?

En mi opinión, la clave en España radica en ser valientes y apostar por las renovables manteniendo las primas y ayudando a que los emprendedores se abran paso y apoyen a la economía nacional; está visto que, con poco que hagamos, el sector puede responder dando empleo para muchas personas que realmente lo necesitan.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO