Sin coches contaminantes en el 2050

Desde Bruselas se están tomando muy en serio el tema de la automoción sostenible, y por ello se han propuesto que, para el año 2050, tendremos que haber cambiado por completo nuestros hábitos y, por consiguiente, el tipo de coches que tenemos en nuestras carreteras, caminando hacia un sistema mucho más respetuoso con el medio ambiente, como lo son los coches eléctricos y, por supuesto, los de hidrógeno.

Con esta idea en mente, que pretende reducir las emisiones de CO2 procedentes de transportes en un 60%, desde Bruselas se quiere hacer ver a los ciudadanos de Europa que hay que apostar por la inversión que suponen los coches ecológicos, y perder el miedo a lo nuevo o a lo, para muchos, todavía desconocido. Por esta razón se ha animado encarecidamente a los diferentes países miembros a fomentar la adquisición de este tipo de automóviles “verdes”, y a procurar mejorar la cantidad y la calidad de las subvenciones y planes que se van a diseñar para el futuro, y que tendrán como principal objetivo renovar el parque automovilístico de las diferentes naciones. Según este Plan, denominado Transportes 2050, para el año 2030 ya tendrá que haberse logrado la sustitución de al menos el 50% de los coches no ecológicos de cada país, lo que es una cifra nada desdeñable.

Esto quiere decir que se aproxima un muy buen momento para los coches de hidrógeno, ya que si bien algunos gobiernos insisten en no sacar adelante esta tecnología, desde la UE, que lo tienen más claro, van a obligar igualmente a instaurarla.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO