El tiempo se vuelve loco y los países no se ponen de acuerdo.

tornado

Que el clima está cambiando no es una noticia nueva ni nada de lo que hoy en día la mayoría de los simples mortales, no nos hayamos percatado. Pero parece que cada vez se oye con mas fuerza en todos los medios que esto es ya una realidad, y no un mero cuento de ciencia ficción futurista.

Si hace apenas un año los estudios demostraban que el número de huracanes se había duplicado en los últimos 100 años, debido al aumento de temperatura de los océanos, ahora parece que el número de huracanes descenderá pero que su intensidad será mayor.

En ese sentido, el catedrático Ángel Manuel Sánchez Bermúdez advirtióel clima se está extremando en todo el planeta a una velocidad mucho mayor de lo que prevían los estudios de hace diez años”. Algo que en su opinión seguirá ocurriendo mientras no dejemos de producir CO2.

Esta tarea parece sin embargo que no pone de acuerdo a todos los países, ya que mientras en Europa se apuesta por la tecnología del hidrógeno para el transporte, en países de América Latina como Brasil, la opción mas clara es la de los biocombustibles, algo que en Europa se cuestiona bastante.

Estas diferencias no solo se quedan en las tecnologías a usar, el pasado 24 de mayo en Kobe (Japón) se reunieron de nuevo los países del G8 mas algunos representantes de países emergentes. Mientras que unos piden que los países en vías de desarrollo frenen su crecimiento, otros demandan que las naciones mas ricas paguen los costosos proyectos para el desarrollo de tecnologías más limpias.

Algunos países como Méjico propusieron la creación de un fondo verde internacional de 10 millones de dólares, en el que participarían todos los países, ya que el cambio climático es algo que afecta a todos. El G8 se ha comprometido a facilitar la participación de los países emergentes, aunque se mostrarán firmes en su postura. Y si su objetivo final es, como dicen, la reducción de los gases de efecto invernadero, será una labor encomiable.

Sin embargo la realidad de estas negociaciones es que no dan el resultado tan esperado, a cuatro años de la fecha límite propuesta por el protocolo de Kyoto para la reducción de los gases de efecto invernadero, nos encontramos datos como el incremento desmesurado de los países emergentes y de algunos que no lo son, como el incremento en más de un 50% de estos gases en España.

Parece que de nuevo se vuelven a plantear los problemas y la búsqueda de soluciones, pero de nuevo volvemos a encontrarnos los mismos problemas de siempre y los mismos obstáculos de siempre. De nuevo en Japón se reunen los países mas ricos pero solo se oyen promesas de futuro y en el presente hace tiempo que en todas partes se oye “el tiempo se ha vuelto loco”.

Fuentes: Invertia, El Financiero y Misiones online

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO