Toyota da el primer paso

Alguien tenía que ser el primero en atreverse a apostar por un negocio que, para muchos, será el más boyante de los próximos años, y la verdad es que ha sido un auténtico placer ver cómo Toyota se ha atrevido a decir alto y claro que el hidrógeno tiene futuro, y que quieren comenzar a recorrer ese camino con decisión, rumbo a un nuevo e interesante negocio.

Desde su directiva han dicho que sus estudios revelan que los desplazamientos más habituales en las grandes ciudades no superan normalmente los 20 kilómetros de distancia, por lo que es más que viable pensar en que los coches de batería de célula de hidrógeno, cuyas emisiones son inexistentes y que, a pesar de requerir una inversión inicial mayor son más rentables, podrían cubrir perfectamente el servicio, ofreciendo al usuario una experiencia satisfactoria al volante, al tiempo que se reduce el impacto medioambiental que el uso diario del automóvil supone. Por supuesto, se han asegurado de no forzar demasiado la máquina, por lo que en un primer momento comercializarán un modelo no excesivamente caro, para el año 2015, y con unos cuantos miles de unidades, que se ampliarán si la demanda es fuerte y permite a la compañía expandirse en esa dirección.

Para mí lo mejor de esto no es el hecho de que una gran marca se interese por vender coches de hidrógeno, sino que ahora comenzará la competencia entre las compañías si el negocio es rentable, y será ahí donde los usuarios nos beneficiaremos de coches de hidrógeno un poco más baratos y a precios razonables… eso sí, no esperemos subvenciones.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO