Y otra vez al G20

Una vez más nos enfrentamos a una cumbre del G20, y una vez más al analizar los que van a ser los grandes temas de debate, nos encontramos con que poco o nada de lo que en ellos se va a producir resulta interesante, al menos en lo que a sostenibilidad se refiere. Que sí, que hay otros problemas económicos urgentes, pero que es necesario que alguien se incline, aunque sea un poco, por promover un cambio en ciertas cosas.

Porque, ¿acaso alguien sabe qué va a pasar con la política de la UE en lo que a vehículos ecológicos se refiere? ¿Alguien tiene claro si el modelo de hidrógeno va a seguir creciendo, o si se tratará por todos los medios de conseguir que los combustibles fósiles y por extensión la contaminación sigan presentes? Algunos de los países ya han anunciado su interés por las energías renovables y la sostenibilidad en general como una opción de futuro para salir de la crisis, ya que en naciones como España son de los pocos sectores que, con los datos en la mano, están generando riqueza.

Mientras la clase política se reúne y negocia el futuro de muchos, siempre nos hemos de conformar con la incertidumbre, el sinsabor y la duda de qué pasará mañana, y cuál va a ser el giro que tomarán los acontecimientos con respecto a ciertos temas que nos afectan, nos preocupan pero que, por desgracia, no mueven tanto dinero como otras cuestiones.

¿Aún no está suscrito al blog?

Suscríbase a nuestro feed y recibe las publicaciones en tu email gratis:

ESCRIBE UN COMENTARIO